Dietas Hiperprotéicas: ¿en qué consisten?

¡Hola!

Hoy vamos a hablar de un tipo de dieta que se viene usando hace varios años, considerada por algunos “milagrosa” y por otros “peligrosa”. Miremos un poco qué hay desde el punto de vista científico alrededor de ella:

La dieta hiperprotéica adelgaza porque es una dieta de baja energía (hipocalórica) y reduce el hambre. Una dieta hiperprotéica contiene entre 20% y 35% de lípidos (grasa), 10% y 40% de carbohidratos y 40% y 50% de proteínas.

El beneficio de perder de peso con la dieta hiperprotéica es aún mayor si se utilizan alimentos con bajo índice glucémico ya que disminuyen la glucosa en sangre, mejoran el perfil de lípidos, la respuesta y la sensibilidad a la insulina y reducen la inflamación.

¿Cómo funciona?

El organismo usa como energía principal e inmediata los hidratos de carbono, pero si no los hay, se empezarán a usar las grasas y así se logra perder grasa extra acumulada en el cuerpo.

Cuando el organismo consume mucha cantidad de energía en forma de grasa o ácidos grasos, al metabolizarse se producen por el hígado los cuerpos cetónicos.

Estas cetonas se utilizan como fuente de energía, sobre todo en el cerebro, músculos, riñones y corazón.

Las cetonas entonces se acumulan en el organismo y cuando se llega a la acumulación de estas, el estado se denomina cetosis. Este estado del organismo (cetosis), en el que se van gastando las reservas grasas, es el que se pretende conseguir al seguir esta dieta.

¿Qué efectos tiene?

A largo plazo, la dieta hiperprotéica se ha considerado riesgosa puesto que algunos estudios sugieren que existe riesgo de daño renal, alteración del metabolismo de los huesos y  posibles daños a nivel hepático.

En referencia al funcionamiento renal, los estudios han fallado en demostrar que los riñones de las personas sanas puedan sufrir deterioro a causa de las dietas hiperprotéicas, no obstante, sí está demostrado que hay una mayor predisposición al desarrollo de cálculos renales.  

Adicionalmente, los expertos recomiendan que,  debido a que la insuficiencia renal crónica es a menudo una enfermedad silenciosa, todos deberían analizar sus niveles plasmáticos de creatinina y realizarse un examen de orina que incluya el nivel de proteínas antes de iniciar el consumo de una dieta hiperprotéica.

En cuanto al metabolismo del hueso, se han documentado también efectos negativos. Sin embargo, a pesar de que un exceso de proteína de alto poder acidogénico (ya sea proteína de origen animal o vegetal) podría afectar negativamente a la densidad mineral ósea, algunos estudios han afirmado que esto podría ser compensado por otros nutrientes de la dieta (especialmente ciertos minerales presentes sobre todo en frutas y vegetales)

Algunos autores consideran inclusive, que la dieta hiperprotéica puede tener efectos beneficiosos  sobre el metabolismo óseo, cuando se consume junto a niveles apropiados de calcio, potasio y otros minerales, independientemente de la fuente de proteína consumida.

Lo que sí es claro, es que el ejercicio físico se presenta como una herramienta reguladora excelente ante la mayoría de las alteraciones que dichas dietas pudieran ocasionar, al fomentar un mejor perfil lipídico, reducir la inflamación renal, mejorar la función renal y estimular el fortalecimiento óseo, por lo cual se recomienda que este tipo de dieta se use como parte de un programa de pérdida de peso que incluya una rutina regular de ejercicio.

Desafortunadamente, siguen existiendo muchos puntos de controversia alrededor de la dieta hiperprotéica. Los análisis realizados hasta el momento coinciden en concluir que es necesaria una mayor investigación sobre los efectos para poder establecer los efectos reales a largo plazo en el hueso y el riñón.

La recomendación por el momento, es entonces, que si se decide iniciar una dieta hiperprotéica, esta debe ser dirigida estrictamente por un profesional en nutrición, ir acompañada de un programa de ejercicio y, antes de iniciarla solicitar al médico una valoración metabólica y renal completa para disminuir el riesgo de efectos adversos.

El reto de la semana: alimentarnos saludablemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s